Una de las cosas que más me sorprende cada vez que estoy en el montaje de una feria en Brasil es la ausencia de pintores. El proceso de pintura de los stands se considera sucio y engorroso,