EL RENACER DE LAS FERIAS

He viajado de Bilbao a Estocolmo a supervisar el montaje y la entrega de un stand para un cliente norteamericano que hemos realizado en conjunto con uno de nuestros partners internacionales. Hace ya varias décadas que la globalización se instaló en el mundo de las ferias…

El proyecto que me ha traído hasta Suecia es un claro ejemplo de que la verdadera internacionalización de las empresas de nuestro sector pasa por ser tan hábiles tanto de conseguir captar clientes de cualquier procedencia, como de encontrar las alianzas que nos permitan ofrecer precios competitivos en cualquier lugar del planeta.

El evento en cuestión es el EAU Congress, el 29º Congreso Anual de la Asociación Europea de Urología, cita obligada que cada año reúne en una ciudad europea distinta a la industria relacionada con esta especialidad médico – quirúrgica.

Si bien hay sectores como la medicina o la industria farmacéutica, en los que este tipo de citas gozan de gran tradición, la idea de realizar congresos especializados se está extendiendo a todo tipo de sectores en los últimos tiempos, llegando incluso en ocasiones a sustituir a las propias ferias de dichos sectores.

Algunas asociaciones llegaron a la conclusión de que era más interesante focalizar sus esfuerzos en organizar un congreso anual potente, que contara entre sus ponentes con las principales figuras del sector y que atrajera a una gran cantidad de asistentes de calidad. Parecía que la Feria tenía las horas contadas y estaba siendo sustituida por esta nueva fórmula. Pero la nueva fórmula tenía truco.

Muchas de estas asociaciones no prescindieron del todo de la vieja Feria y aprovechando que la mayoría de los Palacios y Centros de Exposiciones en los que se llevaban a cabo los eventos contaban con espacio para ello, mantuvieron en muchos de los casos un pequeño recinto a disposición de aquellas empresas que – a pesar de todo – aún estuviesen interesadas en colocar un stand durante los días de celebración del congreso.

En la mayoría de las ocasiones estas pequeñas ferias en paralelo, se consideraban como algo accesorio al congreso, que además servía para ayudar a sufragar los gastos inherentes al mismo, básicamente los necesarios para poder contar con los mejores ponentes del sector.

Y sucedió lo que tenía que suceder. Que la Feria se reivindicó como la excelente herramienta de marketing que es y fue recobrando un protagonismo que nunca debió haber perdido.

Dos factores jugaron a su favor: por una parte contar con el mejor público objetivo posible (los asistentes a estos multitudinarios congresos), y por otra, nacer (o mejor dicho, renacer) con expositores de calidad, empresas que realmente querían contar algo y que tenían claros los OBJETIVOS que querían lograr.

El EAU Congress de 2014 ha sido un verdadero hervidero, y la Feria paralela, que nació hace unos años con unos pocos stands, sigue creciendo año tras año. En esta ocasión ocupó un pabellón completo del Stockholmsmässan y pocas veces hemos asistido a un evento de más calidad y en el que tanto expositores como público asistente quedara más satisfecho.

TAPIZANDO BRASIL

Una de las cosas que más me sorprende cada vez que estoy en el montaje de una feria en Brasil es la ausencia de pintores. El proceso de pintura de los stands se considera sucio y engorroso, por lo que la alternativa más habitual es forrar paredes, fachadas y otros elementos del stand con lo que ellos denominan napa.

Se trata de una especie de cuero sintético con multitud de posibilidades en cuanto a colores y acabados, y con el que lo envuelven prácticamente todo. Se podría decir que aquí en Brasil tapizan sus stands.

Aunque algunos analistas aseguran que este país en el que me encuentro está perdiendo fuelle y que de seguir así las cosas en diez años perderá el liderazgo económico en Latinoamérica para dejarlo en manos de México, lo cierto es que por el momento la economía brasileña (la séptima del mundo en PIB) y en especial algunos de sus sectores siguen creciendo año tras año.

Este ritmo creciente a lo largo de los últimos años se ha trasladado al mercado brasileño de ferias y eventos de negocios, que continúa también creciendo a un ritmo paralelo. Los principales centros de exposiciones, ferias y convenciones del país se encuentran prácticamente a pleno rendimiento durante todo el año.

Dadas las enormes dimensiones de Brasil, las empresas tanto nacionales como internacionales saben que las ferias son una herramienta fundamental y rentable para los negocios en el país, así como para su promoción comercial.

A nosotros nos ha traído hasta Sao Paulo el montaje de un stand que estamos llevando a cabo con un partner local. Nuestro cliente ha tenido la osadía (¿o deberíamos decir el acierto?) de asistir a una feria en Brasil dedicada al sector de la construcción. Pocas veces hemos visto a un expositor tan satisfecho con el resultado de una Feria. Eso sí, su mentalidad europea le ha hecho pedirnos que por el momento nosotros no le tapicemos su stand.